Síguenos en Facebook

Motor eléctrico: ¿Cómo funciona?

135145802.jpg iStockphoto/Thinkstock

Un motor eléctrico es un dispositivo que funciona con corriente alterna o directa y que se encarga de convertir la energía eléctrica en movimiento o energía mecánica.

Desde su invención, los motores eléctricos han pasado a ser herramientas muy útiles que sirven para realizar múltiples trabajos.

Se les encuentra en aplicaciones diversas, tales como: ventiladores, bombas, equipos electrodomésticos, automóviles, etc.

Bases de un motor eléctrico

Todo motor se basa en la idea de que el magnetismo produce una fuerza física que mueve los objetos. En dependencia de cómo uno alinee los polos de un imán, así podrá atraer o rechazar otro imán.

En los motores se utiliza la electricidad para crear campos magnéticos que se opongan entre sí, de tal modo que hagan moverse su parte giratoria, llamado rotor.

En el rotor se encuentra un cableado, llamado bobina, cuyo campo magnético es opuesto al de la parte estática del motor.

El campo magnético de esta parte lo generan imanes permanentes, precisamente la acción repelente a dichos polos opuestos es la que hace que el rotor comience a girar dentro del estator.

Si el mecanismo terminara allí, cuando los polos se alinearan el motor se detendría. Por ello, para que el rotor continúe moviéndose es necesario invertir la polaridad del electroimán.

La forma en que se realiza este cambio es lo que define los dos tipos de motor eléctrico.

96652438.jpg iStockphoto/Thinkstock

Tipos de motor

La clasificación de los motores eléctricos depende de la fuente de electricidad que se suministre.

La mayoría de estos funcionan con corriente alterna (AC), la que cambia la dirección del flujo muchas veces en un segundo.

Las áreas de polaridad positiva y negativa en el electroimán se revierten y alternan, lo que mantiene el eje girando.

Cualquier equipo que se mueva y esté conectado a un tomacorriente de pared se impulsa por un motor de este tipo.

137592441.jpg iStockphoto/Thinkstock

Pero también existen los motores que trabajan con corriente continua (DC). Estos obtienen la electricidad de un batería.

Para lograr el proceso de inversión poseen una pieza llamada conmutador que alterna dentro del electroimán la dirección de la corriente, una suerte de alternancia artificial, y cambia la polaridad del campo magnético.

Los motores de DC son más primitivos que los de AC, pero pueden ser muy útiles en contextos donde no haya una fuente de corriente alterna.

La ingeniería moderna ha logrado inventos que hombres de hace siglos siquiera podrían soñar, el motor eléctrico es un vivo ejemplo de esto. Aunque el magnetismo es estudiado hace muchos siglos la utilización de este para crear energía mecánica es algo relativamente nuevo.

Artículos recomendados

0 Comentarios

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.