Síguenos en Facebook

La semana en paleontología de dinosaurios

800px-Sinosaurus_LeCire.jpg LeCire/Wikimedia

Hacía tiempo no teníamos una semana tan contundente en términos de paleontología de dinosaurios. Entre el 1 y el 5 de marzo se han divulgado diversas publicaciones de gran interés para la disciplina, y ya llegado el viernes creo meritorio hacer un balance de lo ocurrido; más aún teniendo en cuenta que en lo que va del año el terreno (habitualmente dinámico) está bastante poco productivo en cuanto a hallazgos.

En OjoCientífico destacábamos el otro día los resultados de una investigación relativa a los dientes del espinosaurio, a través de la cual se logró descubrir el tipo de vida que llevaba la especie. Realizando análisis químicos de los fósiles de dientes de este animal, se logró comprobar que estaba adaptado al agua y que vivía gran parte del tiempo en este medio, evitando así enfrentamientos con su máximo competidor en caza: el tiranosaurio rex.

Sin embargo, sin lugar a dudas el descubrimiento más interesante de la semana ha sido el hallazgo de un ancestro bastante antiguo de los dinosaurios. Se trata del Asilisaurus kongwe, que hallado en Tanzania se trataba de un animal del tamaño de un labrador, el cual caminaba en cuatro patas y tenía hábitos alimenticios herbívoros.

800px-Asilisaurus.jpg Smokeybjb/Wikimedia  
Asilisaurus kongwe.

Lo interesante respecto al Asilisaurus (cuyo retrato apreciamos aquí arriba) es el período de tiempo en el que vivió. Este animal es un silesaurio, el grupo más cercano evolutivamente a los dinosaurios. Los primeros fósiles de dinosaurios encontrados datan de hace 230 millones de años; sin embargo, la aparición del Asilisaurus hace 243 millones de años en pleno período triásico medio retrasa la aparición de los grandes reptiles en nuestro planeta. Los resultados se publican en Nature.

Esto no es todo en el mundo de los gigantes reptiles. Un equipo internacional de investigadores han publicado en Science el mayor análisis de la evidencia de la extinción de los dinosaurios, llegando a la conclusión de que lo que los extinguió fue un asteroide, confirmando la hipótesis más conocida en relación a su extinción.

El impacto del cuerpo eliminó a la mitad de las especies de nuestro planeta, incluyendo a los dinosaurios y abriendo paso a los mamíferos para que se apoderaran de la Tierra. El asteroide impactó en la península de Yucatán, y tenía un diámetro de entre 10 y 15 kilómetros, lo cual hizo que el golpe con la superficie terrestre liberara energía equivalente a 100 trillones de toneladas de TNT.

Considerando la quietud que esta área de la paleontología venía viviendo últimamente es un buen signo este trinomio de descubrimientos para ponerla al día en este año, movidito en el área de los descubrimientos científicos en general.

Artículos recomendados

0 Comentarios

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.